easyJet y libraria couceiro

febrero 14, 2009 § 1 comentario

La publicidad que yo quiero no necesita una gran imagen si no es necesario, ni apoyarse en un texto aunque venda algo.

Easyjet

couceiro1

Anuncios

Oliverio Toscani y la cartelería

febrero 14, 2009 § Deja un comentario

Hace un par de semanas El País adjuntó un cuadernillo sobre publicidad. Esta semana eché un vistazo, todavía me queda por leer, pero anoto ya una reflexión de  Oliverio Toscani:

Me gusta la prensa. Y más que nada me gustan los carteles. Me fascina lo que se puede fijar en la calle. Lo considero la manera más eficaz. Lo de colgar anuncios a lo largo de la calle es la manera más primaria y natural de comunicar. Así es como nació la comunicación pública: en las paredes, es espacios accesibles para todos […] un cartel te sorprende donde no te lo esperas. Si enciendes la televisión sabes que te agredirán decenas de anuncios y entonces te preparas, te pones a la defensiva, te inmunizas […] un cartel por la calle, mientras estás centrado en otra cosa, interrumpe el círculo de tus pensamientos y penetra en tu mente. Te sacude y te despierta preguntas o curiosidad.

También lo sospecho, la influencia del cartel. Sí, la tele es más poderosa, y los carteles pueden verse como parte de la contaminación (él mismo habla de interrumpir), pero su sentido es mayor, están más integrados. Cuando caminas, paseas con alguien, recorres un trayecto o te detienes,  fijarte en un cartel o en una cara, en el coche que cruza, en aquella puerta, es parte de la acción, vas mirando. Cuando estás pendiente de una película, la publicidad es insoportable.

Otro debate es Toscani.

Toscani para Nolita

Nuova Milano Libri

febrero 14, 2009 § 2 comentarios

Nuova Milano Libri

Nuova Milano Libri

Nuova Milano Libri

¿Qué debe poseer una librería para que nos guste? Propongo tres fundamentales para mí:

– Apuestas, que se note cierta selección en las mesas.

– Tranquilidad, que puedas consultar sin ser inspeccionado. Alguien que se detiene ES un cliente.

– Organización. Estanterías con criterios, segmentación. Orden alfabético.

Y por encima de todo, un  buen librero: agradable,  lector  y activo.

Gotas de Campari con Depero

febrero 10, 2009 § Deja un comentario

Vampiro fui y en vampiro me he convertido, la publicidad me obliga. Cada cual tiene su función, que suelen ser funciones, la de la publicidad es vender y, por defecto, la de ser testigo. Entre otras.

Por eso, una marca centenaria ofrece la posibilidad de explicarnos algo de historia, o de arte, de cómo era la vida, de cómo ha evolucionado. Queda para otro post, pero mientras leo sobre la comunicación de Campari descubro a Depero, futurista y publicitario, expresiones unidas por la modernidad y la industria, como apunta Enrico Regazzoni.

Un artista, Depero, que consigue expresar un absurdo sugerente, con la lluvia de Campari,

se_la-pioggia_fosse_di_campari

y sumar al diseño italiano una botella made in.

campari_soda

Y más, con portadas en el Vanity Fair, con el libro bullonato,

Vanity Fair

ambientaciones para restaurantes, escenografías, con todo aquello que requiera la imaginación de un hombre activo.

Depero_futurista_libro_bullonato

Il mio editore, Jean Echenoz

febrero 10, 2009 § Deja un comentario

Repasa Jean Echenoz su relación con Éditions de Minuit, con su editor Lindon: el entusiasmo del escritor tras su primer libro, la negativa de Lindon a publicarle el que pensaba sería el segundo, el reencuentro de ambos con el siguiente… sus charlas en el restaurante, su disputa por las comas, la defensa del escritor ante la supuesta tacañería del retratado, o las sugerencias de títulos con las que siempre acompañaba sus valoraciones. Una librito, por lo breve, que recoge de manera sencilla las impresiones que se suceden en una relación tan particular como la editorial, con egos, literatura y números.

Il mio editore se cierra, además, con un breve artículo de Giorgio Pinotti sobre Lindon, su lucha por el precio fijo de los libros, contra la FNAC de entonces, o su descubrimiento de Beckett, de quien sólo vendió 700 ejemplares de su primer libro, Molloy, en 1951, pero a quien le debe que Éditions de Minuit llegara a ser.

En castellano creo que sólo está editado en Chile, por Lom Editorial. Más sobre el libro con Patricia De Souza.

echegw1

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para febrero, 2009 en Flores de retórica.